josean13_9@hotmail.com

miércoles, 21 de noviembre de 2012


LA VIOLENCIA Y LA CRIMINALIDAD EN AMÉRICA LATINA
La violencia y la criminalidad son dos de los problemas sociales más importantes y al mismo tiempo los menos entendidos en la actualidad. El sostenido aumento de los delitos en América Latina e incluso la disminución ocurrida en Europa y Estados Unidos no tienen clara explicación (1).
Es evidente entonces que las perspectivas teóricas utilizadas para analizar estos fenómenos son aún limitadas y proveen una interpretación sobre sus causas, consecuencias y formas de prevención aún precarias. Esta carencia de cuerpos teóricos analíticos que permitan analizar estas problemáticas como fenómenos sociales, aumenta el uso del sentido común que enfatiza el componente individual del fenómeno violento.
De esta forma, la percepción que hay gente que “opta” por ser violenta o por cometer delitos se ha instalado en mucho de la discusión cotidiana sobre el tema. De igual forma las propuestas de solución tienen un cariz cada vez más represivo y punitivo, sin considerar el verdadero impacto que tienen estas propuestas.
La presencia de enfoques diversos y especializados sobre la violencia y la criminalidad han generado un manejo inadecuado de estas categorías. Por lo que se tiende a confundir conflicto con violencia, violencia con criminalidad y esta última con sensación de inseguridad. Esta falta de claridad en la utilización de los términos origina serias consecuencias en el análisis y tiene implicancias relevantes en la formulación e implementación de políticas públicas. En medio de la ambigüedad hay un elemento transversal de acuerdo y consenso: la necesidad de vincular al gobierno local en las tareas de prevención y control del delito. Sin duda la definición de los problemas que ocurren en una determinada ciudad, barrio o localidad se realiza con mayor detalle a nivel municipal y por ende las soluciones pueden tomar una característica más participativa y directa.
La participación de los gobiernos locales enfatiza la necesidad de mecanismos de prevención para los problemas encontrados en cada realidad. De esta forma, la participación y fortalecimiento de dichos niveles de gobierno es un requisito principal para el desarrollo de políticas de seguridad multidimensionales con iniciativas de prevención y control desarrolladas coordinadamente. Bajo esta premisa nace la presente publicación como parte del resultado y sistematización del Proyecto Prevenir (Promoción de Buenas Prácticas de Participación Comunitaria en Prevención del Delito) de la Red 14, Seguridad Ciudadana en la Ciudad, del Programa URBAL. El proyecto unió a diversos gobiernos locales de América Latina y Europa con el fin de intercambiar y analizar sus experiencias en materia de prevención del delito, especialmente aquellas vinculadas con el aumento y consolidación de la participación de la ciudadanía. El trabajo de todos ellos a lo largo de un año tuvo como resultado no solamente el intercambio, sino también el análisis de las propias realidades locales, donde afloraron temáticas no exploradas y necesidades que buscan respuesta. En este esfuerzo valoramos especial-mente el trabajo del Municipio de San Joaquín (Chile) liderado por el alcalde Sergio Echeverría, encargado de coordinar el proyecto a través de la directora ejecutiva de la Corporación de Desarrollo Urbano Nuevo San Joaquín, Isolda Zamorano. También reconocemos la labor comprometida y la activa participación de los municipios socios: Bellavista, Perú, con su alcalde Juan Sotomayor y la representante para el proyecto, Gabriela Guerra; Santa Tecla de El Salvador, a través de su alcalde Óscar Ortiz y la consejera Eunice Olan; Dodecaneso de Grecia, representado por el prefecto Ioannis Maheridis y los encargados del proyecto Veneris Panaiotis y María Andrade, y la Provincia de Padua, con su presidente Vittorio Casarin y sus representantes para el proyecto Giacomo Michieli y Nicola Modica. Sin su activa participación en los seminarios desarrollados en Chile y El Salvador, así como el constante intercambio de información, esta publicación no hubiera sido posible.
 Finalmente, en muchos países los diversos poderes del Estado se culpan por los problemas, el enfrentamiento más reconocido se genera entre las policías (que argumentan detener para que los jueces liberen) y los jueces (que argumentan que las policías detienen personas sin recolección de evidencia que permita generar una condena).

 
1.- SEGURIDAD PÚBLICA; PREVENCIÓN DEL DELITO; SEGURIDAD CIUDADANA; DELINCUENCIA; AMÉRICA LATINA. - Seguridad y violencia: desafíos para la ciudadanía. Editado por Lucía Dammert y Liza Zúñiga. Santiago, Chile: FLACSO, 2007. ISBN: 978-956-205-219-1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada